logo Aemps
portada mosquito

AGENCIA ESPAÑOLA DE MEDICAMENTOS Y PRODUCTOS SANITARIOS

Recomendaciones de la AEMPS para la identificación y el buen uso de productos repelentes de uso humano

Inicio > Acciones informativas > Notas informativas > Recomendaciones de la AEMPS para la identificación y el buen uso de productos repelentes de uso humano
Fecha de publicación: 05 de julio de 2023
Categoría: biocidas y cuidado personal
Referencia: BCP, 02/2023
  • Con la llegada de los meses estivales aumenta la demanda de productos repelentes de insectos
  • Estos contienen sustancias biocidas en su composición, por lo que están sujetos a autorización sanitaria y evaluación de su seguridad por la AEMPS o por la Dirección General de Salud Pública
  • La AEMPS ofrece recomendaciones para la adecuada identificación de estos productos y su uso correcto

Las altas temperaturas provocan una mayor proliferación de insectos y un aumento de la demanda de repelentes de insectos de uso humano. Por esta razón, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) acaba de publicar sus recomendaciones para una correcta identificación y buen uso de estos productos: modo de empleo, su uso en niños, detalles sobre el etiquetado o su combinación con cremas solares.

Los repelentes de uso humano son productos biocidas del tipo 19 (TP19) y contienen sustancias activas de carácter biocida, cuya finalidad es controlar mediante repulsión a los organismos nocivos, capaces de transmitir enfermedades infecciosas. De esta forma, se evita el contacto humano-vector.

Las enfermedades transmitidas por vectores suponen una preocupación para la salud pública mundial y constituyen el grupo de enfermedades que más está creciendo en el mundo. Entre los vectores, destacan los mosquitos o garrapatas, posibles responsables de la transmisión de agentes infecciosos causantes de enfermedades como la fiebre amarilla, el dengue, el virus zika, el chikungunya, la fiebre del Nilo occidental o la fiebre hemorrágica de Crimea Congo.

Una de las principales herramientas para reducir el riesgo por contagio pasa por disminuir el contacto con los vectores, utilizando, por ejemplo, productos biocidas repelentes de uso humano.